​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Galicismos

Los primeros galicismos entraron en España debido al creciente movimiento de la Reconquista y siguieron entrando entre los siglos XIII al XIV por la admiración de la lujosa cultura francesa. Además, el apogeo de la inmigración ultrapirenaica fue favorecida por enlaces matrimoniales entre reyes españoles y princesas de Francia. Era en ésta época que toda Europa quería seguir las modas de la corte de Versalles, especialmente por la literatura elegante y la cortesía.

La influencia caroligna era muy evidente en la escritura y en el lenguaje de la península durante esos años. Muchos de los primeros términos franceses que fueron agregadas al romance peninsular estaban relacionados con la vida cotesana y religión entre otros aspectos culturales, por ejemplo: jardín, cofre, manjar, reproche, ligero, jamón, homenaje, mensaje, monje, vianda, dama, galán, doncella, linaje, peaje, salvaje, duque, bachiller, danzar, rima, deleite, joya, rubí, estuche, cascabel, jenjibre, antorcha, chimenea, mecha, laurel, papagayo, enojar, gris, jornada, jornal, sargento, jaula, fraile, ruiseñor, química y sobretodo .

Es importante mencionar que a través de los franceses entraron más préstamos germanos, especialmente durante los siglos XI al XIII. La gran mayoría de éstas palabras eran de origen fráncico, simplemente porque éste grupo germano se estableció en la Galia durante los años del colapso del imperio romano.

Estos germanismos incluyen las siguientes palabras: adobar, afanar, ardido, bala, barón, varón, blandir, bruñir, buque, escarnecer, esgrimar, esmalte, esquina, estandarte, fieltro, flecha, flete, fruncir, gerifalte, guinda, jardín, toldo, albergue, arpa, blanco, dardo, esquila, guante, o rgullo, sala y botar.

El léxico adquirido del francés a partir del siglo XV estaba relacionado con términos militares/navales, religión, comida, el hogar, el mundo de la naturaleza, la vida cortesana, la moda y el vestido, por ejemplo: botín, pabellón, cable, patio, chirimía, flauta, refrán, cordel, correo, despachar, forjar, maleta, perfil, pinzas, avestruz, faisán, burdel, desastre, parlar, asamblea, batería, bayoneta, calibre, cartucho, coronel, jefe, marchar, piquete, rancho, tropa, borde, convoy, banquete, billete, carmín, conserje, etiqueta, galón, moda, ocre, parque, peluca, baúl, paquete, bacalao, crema, farándula, frenesí, placa, tachuela, brigada, cadete, fusil, jade, chalé, hotel, botella, cacerola, croqueta, frambuesa, galleta, control, resorte, pingüino, billar, detalle, favorito, interesante, rango, coqueta, bufete, ficha, silueta, avalancha, pot-pourri, batallón, merengue, útiles, chauvinismo , pichón , bisutería, servilleta, chófer y garaje .

En esa época se usaban palabras adquiridas del francés que se consideran arcaicas hoy en día como: toilette, trousseau, soirée y también sage "sabio, prudente" , sojornar "detenerse o permanecer en un lugar" , y trobar "encontrar" . Resulta curioso que la palabra " beige " se perdió junto a otras palabras arcaicas ya mencionadas y que nuevamente ha sido infiltrada al español contemporáneo, posiblemente por influencia del inglés.

Todavía el español contemporáneo utiliza frases provenientes de los años del Siglo de Oro como : "gran mundo", "hombre del mundo", "hacerse ilusiones", "hacer el amor" y "hacer las delicias". En el castellano de la época, no era extraño ver el fenómeno del apócope de /e/ final que se cree que fue por analogía a palabras francesas, por ejemplo: part, mont, allend, cort, noch, recib, fuent, dix (dije), tod/tot (todo). Obviamente estas palabras volvieron a incluir la /e/ final y se usan normalmente hoy en día.

Del francés penetraron todavía más palabras al español moderno a partir del siglo XIX debido a la continua admiración de la cultura y también en relación con el desarollo del capitalismo; específicamente por el incremento de relaciones comerciales, bancarias, políticas, y avances tecnológicos.

Préstamos de este nuevo auge en léxico francés incluía palabras como chaqueta, pantalón, batirse, zigzag, bolsa (de valores), cotizar, cupón, endorsar, financiero, finanzas, camión, garantía, letra de cambio, lote, postal, bujía, aterrizaje, aviación, avión, bicicleta, bloque, bobina, cremallera, burocracia, comité, complot, debate, parlamento, patriota, personal, reportaje, rutina, tomar, acta, blusa, maquillaje, maquillarse, marrón, bidé, ducha, vitrina, consomé, coñac, champán, champiñon, flan, paté, restauran(te), suflé, acordeón, debut(ar), doblaje, film(ar), ruleta, boutique, bulevar, quiosco, buganvilla, chimpancé, morza, bebé, camuflaje, carné, entrenar, esquí, gripe, pelotón, turismo, turista, sofá, debut, bouquet y corsage.

Materias